Quiero contarles algo que me viene persiguiendo hace mucho. Es una pregunta que se repite cada vez que vuelvo a casa o hablo con algún amigo por chat, siempre que comienza una conversación, estoy atento a la insaciable pregunta: yyyyy, ¿cómo haces Henry para viajar tanto?.

Bueno, aquí les presento uno de mis textos más ambiciosos, detallando lo que hice y no hice, mis años de viaje y preparación para ello. Además quiero demostrarte que todavía no tráfico drogas ni vendo ceviche en ningún lado (por el momento). Quise traficar empanadas de ají de gallina pero me las sacaron en el aeropuerto.

Y quiero cerrar esta introducción diciéndoles algo que lo llevo como bandera; Siempre que he querido, he podido, tu y yo no somos tan diferentes.

 

Como haces para viajar tanto Henry Urrunaga

 

Vengo viajando desde el 2008 sin parar, cada año un destino nuevo, sea dentro o fuera de mi amado Perú. Primero fue Estados Unidos, luego Chile para pasar por Argentina y regresar a Ecuador, luego recorrer Bolivia, Paraguay, Uruguay y Brasil. Increíblemente llegué hasta Inglaterra y regresé victorioso, sin un mango para comer pero lleno de experiencias. Quedé maravillado con Europa. Ahora sigo en un viaje soñado de 2 años y estoy en el dieciseisavo mes del sueño recorriendo Tailandia, como me lo prometí al empezar esta fascinante odisea.

 

Por si quieres seguir leyendo: Qué Hubiera Pasado, Emilio

 

Pero responde de una vez, ¿cómo mierda haces para viajar tanto si no traficas drogas?

Habrás escuchado muchas veces la frase cliché: ‘No necesitas ser rico para viajar’.

Luego de mis primeros años de mochila, la frase se vuelve tu banderita de guerra, tu voz de mando y tu modo de vivir. Es difícil hacer entender a alguien que nunca lo ha hecho antes, pero cuando comienzas a montarte la mochila en la espalda, se te viene esa sonrisita cómplice y finalmente dices, ‘puede que tenga razón’.

Esta vez he ideado algo muy simple y certero para atrapar a los amantes de los viajes -largos y cortos- que salir no es muy caro, es todo lo contrario. Puede llegar ser más barato que vivir en la casa de tus padres sin pagar luz, agua y comida.

 

La novela

 

Julio, 2010

  • Trabajaba de ‘bartender’, diseñador gráfico y hombre de actividades en un hostel de Lima
  • Ahorré cerca de 800 dólares en 6 meses (más 150 dólares que me regaló mi hermano Toli)
  • Mi sueldo en ese tiempo era alrededor de 300 dólares al mes
  • Salí con 950 dólares hacia Santiago de Chile en bus (sacrifiqué 3 días de mi vida y una final del mundial de fútbol por pagar 80 dólares en bus)

 

Agosto, 2010

  • Llegué con 100 soles (30 dólares) a Cusco
  • Felizmente negocié con mi trabajo para seguir laborando desde la otra sede
  • Seguí ganando lo mismo, lo diferente era que Cusco es mucho más barato que Lima, genial.
  • Se me ocurrió la maravillosa idea de visitar Machu Picchu con mi hermano menor. Yo con poco dinero y el sin dinero, logramos llegar a MAPI. Mis ahorros se vieron afectados seriamente.

 

Octubre, 2010

  • Regresé a Lima con algo más de 500 dólares en mi bolsillo. (literalmente)
  • Decidí que tenía que seguir viajando. Mi mejor amigo regresó de Argentina con la inmejorable noticia de haberme encontrado mi nuevo barrio. Pedí un aumento, me lo dieron. Ahora ganaba 1100 soles mensuales (400 dólares) y mi meta era salir de Lima con 1500 dólares para poder vivir y estudiar un año en Buenos Aires. (sí, un año)

 

Marzo, 2011

  • Mala noticia, luego de comprar mi vuelo y vivir en Lima, sólo tenía 200 dólares para mi viaje.
  • Decidí hablar con el dueño del hostel y hacer una fiesta pro-fondos mi viaje, aceptó.
  • Por cada persona que se acerque al hostel preguntando por Henry, yo recibia 3 dólares. Sólo en mi familia somos casi 100, ya tenía 300 dólares asegurados. Al final recibí alrededor de 400 dólares por mi fiesta.
  • La fiesta, ahorros y liquidación, todo sumado daba la grandiosa suma de 700 dólares.
  • Tuve la genial idea de volar hacia Santiago porque sería más barato. Llegué a Santiago y el bus más cercano partía en 4 días, costaba 100 dólares y yo estaba frustrado.
  • Luego de 4 días y un bus, llegué a Buenos Aires, tenía 500 dólares y muchas ganas de regresar a Perú.

 

Abril, 2011

  • Dos semanas complicadas en ‘La Ciudad de la Furia’. Mi plazo era un mes. Había pagado la escuela y la habitación por un mes, era o no era.
  • Conseguí trabajo de mesero gracias a mi mejor amigo. La historia cambia aquí.

 

Diciembre, 2011

  • Luego de ocho meses espectaculares, decido dejar Buenos Aires y bajar a mochila hasta Ecuador, siendo mi última parada el balneario jipi llamado Montañita. Salí con 1500 dólares desde Buenos Aires. 3 meses era el plazo. Argentina, Bolivia, Perú y Ecuador eran los países elegidos.

 

Febrero, 2012

  • Regreso a Perú con 100 soles. (35 dólares)
  • Comencé un contrato indefinido con el hostel donde trabajaba antes. Ahora ganaría 500 dólares mensuales.

 

Junio, 2012

  • Viaje por trabajo a Cusco
  • Me enamoré en Cusco, como todos.

 

Julio, 2012

  • Viaje al noreste argentino. Mendoza, Córdoba y, de nuevo, Santiago de Chile.
  • Gasté menos de 500 dólares en dos semanas de viaje (sin pasajes). Tener amigos en otras ciudades es lo mejor para la economía del viajero.

 

Noviembre, 2012

  • Sin planes y enamorado.
  • Me fui a Londres. Sólo tenía 300 dólares. 2 meses y monedas fue el viaje.
  • Me quedé sin dinero. Tuve que buscar trabajo por internet. Me entrevistaron por Skype. 14000 dólares al año era el contrato. Volví a Lima.
  • Regresé a Perú con una deuda de 1600 dólares por el sueño londinense. Valio toda la pena.

 

Febrero, 2013

  • Empecé en el nuevo trabajo con el nuevo objetivo, mundial de fútbol 2014.
  • No tuve vacaciones por más de un año. Solo era ahorro y más ahorro.

 

Diciembre, 2013

  • Renuncié a mi trabajo pensando en el mundial. No aceptaron la renuncia. Negocié trabajar por internet durante mis tres meses de estadía en Brasil. Aceptaron.
  • Estaba soltero, nuevamente.
  • Pagué mi deuda londinense y tenía ahorrado algo más de 2000 dólares. Aún seguía recibiendo mi sueldo mensual.

 

Mayo, 2014

  • Con 2500 dólares ahorrados, trabajo fijo en Perú, y un pequeño trabajo en Brasil, partí para Santa Cruz de la Sierra, Bolivia.
  • Me tomaría unos diez días llegar a Rio por tierra, aproximadamente unos 600 dólares en total.
  • Sí, igual o más caro que el pasaje en avión. Lo único diferente es que conocí Santa Cruz de la Sierra, El Chaco, Asunción, Ciudad del Este, Iguazu, y Rio de Janeiro.
  • 3 meses sólo en Rio. La idea era aprender portugués y trabajar para no gastar mucho dinero. Cumplí los dos objetivos.
  • Me enamoré, nuevamente.

 

Como haces para viajar tanto Henry Urrunaga
Mae Surin, Tailandia

 

Julio, 2014

  • Tomé un vuelo desde Río hacia la frontera con Perú. La idea era pasar fiestas patrias en mi amada Cusco. Tenía ahorrado casi 2000 dólares en mi cuenta de banco. Acuérdense, seguía trabajando para Lima desde Rio. No pagué un centavo porque trabajé en el hostel donde me hospedaba.
  • Llegué a Cusco, me hospedé donde un buen amigo. Pasé las fiestas y volví a Lima.

 

Agosto, 2014

  • La única intención de volver a casa era planear mi siguiente destino.
  • Seguí ahorrando. Este plan era ambicioso, dos años en ruta sin volver a casa. La idea era llegar a Bangkok, Tailandia.
  • El amor llegó a Lima.

 

Octubre, 2014

  • Machu Picchu de nuevo. Cusco, again.
  • Regresamos a Lima. Volamos hacia Máncora. Bus a Guayaquil para luego llegar a Baños, Ecuador.
  • 2 semanas de viaje en Ecuador. Llegamos hasta Quito.
  • Gasté 800 dólares en todo el viaje.
  • Volvimos a Lima para seguir planeando el viaje.
  • Mensualmente viviendo en Lima gastaba 700 dólares.

 

Diciembre, 2014

  • Finalmente, renuncié a la comodidad y a mi trabajo.
  • Seguí ahorrando.

 

Febrero, 2015

  • Dejé la vida limeña.
  • Hora de partir. Contando todos los céntimos llegué a 5200 dólares para 2 años de viaje. Tenía algo de 1000 dólares de crédito en mi tarjeta. Bangkok era el objetivo.
  • Salimos por tierra hacia Rio (carnaval, por favor) desde Lima. Chile, Argentina, Uruguay y Brasil. La idea era quedarse en Rio unos meses, seguir practicando el portugués, intentar no gastar los ahorros, hacer algo de dinero y volar hacia Estados Unidos.
  • Llegábamos sabiendo que teníamos trabajo en Rio. Un alivio.

 

Abril, 2015

  • Volamos hacia Salvador de Bahia, una semana de intensa lluvia. Sólo gastamos 300 dólares (pasajes incluídos). No pudimos hacer mucho por la tormenta.

 

Mayo, 2015

  • Volamos hacia Buenos Aires. Megan volvía a Los Angeles desde la capital argentina. Me olvidé lo caro que era Argentina. En casi 3 semanas, gastamos 800 dólares.
  • Volví a Rio para seguir ahorrando y planear el siguiente viaje.

 

Junio, 2015

  • Con 3000 dólares en la cuenta y algo en efectivo (500 más en la de crédito) partí para Los Angeles. La idea era hacer algo de efectivo y volar hacia Tailandia. Un mes en Los Angeles. Sólo me quedaba 1500 dólares en total.

 

Julio, 2015

  • Arranqué a Seattle. Donde vivían mis hermanos y, posiblemente, encontraría un trabajo.
  • Efectivamente, encontré un trabajo.
  • Un gran alivio fue vivir en la casa de mi hermano. Ahorré mucho dinero en renta. Comencé a generar los primeros dólares.
  • Mi antigua chamba me contacta para encargarme unos trabajos mensuales. 300 dólares al mes no me caen nada mal.

 

Octubre, 2015

  • Nos compramos un boleto para Tailandia. 6 meses por el Sudeste Asiático.

 

Noviembre, 2015

  • Nos despedimos del trabajo y partimos hacia nuestro gran viaje. Generé aproximadamente 6500 dólares durante 4 meses y días de trabajo. Pagando todas las deudas, me quedó 4500 dólares para viajar 6 meses por Asia.
  • Antes, nos dimos una escapada hacia la selva de concreto. Nueva York.
  • Llegamos a los Los Angeles por unos días antes de nuestro vuelo a Bangkok. Con 4000 dólares ahorrados y una tarjeta con 800 dólares de crédito, nos encomendamos al señor.
  • Llegamos a Bangkok.

 

Abril, 2016

  • Estamos en nuestro último mes de viaje. En mayo volvemos para Los Angeles con la intención de hacer algo de dinero, nuevamente.
  • Tengo en mi cuenta de banco algo de 3000 dólares ahorrados de mis trabajos online.
  • En agosto vuelvo a Lima para el matrimonio de mi hermano menor.
  • Ese mismo mes pienso aplicar a la visa para Nueva Zelanda.
  • En septiembre me voy a las olimpiadas en Brasil.
  • La idea es ir a Nueva Zelanda para hacer dinero y recorrer Asia. La India, Nepal, Sri Lanka, volver a Filipinas y terminar de conocer Tailandia e Indonesia.
  • Aproximadamente en este viaje de 6 meses, he gastado algo de 22 dólares al día. Me sale más barato viajar que vivir en Lima.

 

Como haces para viajar tanto Henry Urrunaga
Bali, Indonesia

 

Como todos, me costó muchísimo creerme el cuento que no es caro viajar, todavía no lo creo estando en Tailandia. Sé que mi trabajo no es convencer a nadie de cambiar de vida, tampoco lo pienso hacer. Lo que si pienso hacer es viajar, compartir y ayudar. Soy un firme creyente de que el ejemplo genera cambio, cuestionamientos y pensar, esta es mi mejor manera de convencer a alguien que el remedio siempre será viajar.

Existen miles de cosas que -mientras viajas- te pueden ayudar a mantenerte a flote, no sólo es el dinero, recuerda al ser humano. Gracias a personas extremadamente buenas he conseguido llegar muy lejos, si no fuera por el sentimiento de comunidad que existe en el corazón de muchas personas, no estuviera aquí, compartiendo esto contigo. Pero tengo otro secreto, digno de ser compartido.

Internet se ha vuelto un buen compañero, desde que me despierto hasta que me acuesto, intento aprender algo nuevo, pequeño pero significativo. Desde que salí de casa y emprendí el viaje, sabía de algunos servicios que voy a comentarles ampliamente en otro texto, pero vale la pena mencionarlos ahora misma para que tengan una idea:

  • Couchsurfing
  • Workaway
  • Worldpackers
  • Helpx
  • Woofing
  • Au Pair
  • Housitters
  • Hitchiwiki
  • Go Abroad
  • Facebook Groups

 

 

Honestamente, disfruto cada momento de mi viaje como si fuera el último día, planeo todo como si fuera mi primer viaje, recuerdo todo como si fuera el primer día, me enamoro como si fuera mi primera vez, escribo como si nadie me fuera a leer, sueño como si nunca fuera a despertar. Espero encontrarte algún día por la calle y que me cuentes tu propia novela, tu biografía, así no me siento solo en este mundo tan salvaje lleno de gente de corazón tan puro, cliché o no, es mi verdad.

 

Si leíste todo este artículo, te lo agradezco de corazón. Si me quieres ayudar a compartirlo, te mando un abrazo digitalmente por el espaldarazo que me acabas de dar. Siempre es bueno recibir cariño mientras viajas, aunque no se esté en el mismo lugar.

 

____________________________________________

Si quieres seguir nuestras aventuras diarias, vamos que tenemos más por aquí: Facebook, Twitter, InstagramPinterest, Youtube y también puedes suscribirte a nuestro delivery de artículos ¡abrazo mochilero!